Actividades en familia para practicar el español este verano

La llegada del verano y de las vacaciones escolares nos brinda la oportunidad de pasar mucho más tiempo con nuestros hijos.

Este tiempo en familia es una oportunidad magnífica para practicar el español como lengua de herencia. Al pasar más tiempo en casa con los padres, los niños están menos expuestos a la lengua mayoritaria  y tenemos la oportunidad de disfrutar juntos de la lengua de herencia.

Pero, ojo, hay que ofrecer actividades atractivas y divertidas para que practicar español sea un juego. De lo contrario, seguirán utilizando la segunda lengua, que quizás les resulte más cómoda.

Comparto contigo actividades para practicar el español en familia durante este verano y que además sirvan para “algo más” que practicar español. Te lo cuento a continuación.

¿Por qué practicar en verano español en familia?

 

Durante el año, las rutinas, las responsabilidades y las prisas del día a día hacen muy difícil tomarse tiempo para enriquecer una lengua con tus hijos.

Pero el verano…el verano es tiempo de vacaciones y de desconexión: es tiempo de calidad en familia.

Y es el momento perfecto para dedicar tiempo a aprender haciendo: aprender de una forma lúdica, dinámica y motivadora para tus hijos. Es el momento de construir el conocimiento juntos, que, en mi opinión, es la mejor manera de que sea un tesoro para tus hijos.

Y por supuesto, el verano también es la época en la que los hispanohablantes volvemos a casa y nos reunimos con la familia.

Practicar la lengua de herencia con abuelos, tíos, primos, amigos… en un contexto real, es una manera maravillosa de reforzar los lazos familiares y conseguir así un vínculo afectivo positivo hacia el español.

Así que, tanto si vuelves a casa, como si no, el verano es el momento ideal para practicar el español con tus hijos.

A continuación, te propongo varias actividades para hacerlo de forma divertida. ¡¡Empezamos, que el verano ya está aquí!!

 

5 actividades en familia para practicar español

 

Las actividades son infinitas, así que para facilitarte que puedas elegir las que mejor se adaptan a tus necesidades o a los gustos de tu familia y de tus hijos, ¿te parece bien si las agrupo por temáticas?

–       Costumbres y tradiciones. La cocina es una fuente inmensa de inspiración, haciendo platos típicos siguiendo la receta en español o comprando productos procedentes de tu país. La gastronomía nos habla de la cultura de un país y sentados alrededor de una mesa disfrutando de un plato (sobre todo si lo hemos hecho nosotros) … ¡¡¡Se puede hablar de tantas cosas!!!

Si hemos vuelto a casa, ir a fiestas populares es una vivencia magnífica para conocer el origen de costumbres, historia, modas… además de poder pasar un rato maravilloso con gente del lugar.

–       Arte y cultura. Aquí el abanico es tan grande como tus gustos: ver una obra de teatro en español (siempre adaptada a la edad de tu hijo) o ir a una exposición de algún artista hispano… Es el momento perfecto para compartir no solo el rato que dure la actividad, sino poder hablar de ello durante muchísimo más tiempo. Si, además, hay folletos en español de la actividad, el contacto con la lengua es más intenso todavía.

Pero pasar un rato haciendo juntos cualquier manualidad que le guste a tu hijo, también es un tiempo de calidad que te permitirá practicar el español. Desde decidir qué actividad hacer, hasta comprar o, mucho mejor, buscar juntos el material en casa, en la playa, en el parque…hasta pasar horas muertas haciendo lo que hayáis programado sin mirar mucho el reloj. ¡¡¡Y las tardes de verano son perfectas para esto!!!

–       Música. La música es otro pilar fundamental de la cultura y compartirla con tu hijo será muy divertido. Puedes enseñarle las canciones que cantabas tú en el colegio o tus cantantes y grupos favoritos de cuando eras joven. ¡¡Quién sabe, puede que alguno esté de moda ahora o que descubra que a él también le encantan!!

–       Juegos. Seguro que hay muchos juegos a los que tu hijo no ha jugado nunca y que a ti te hicieron pasar ratos estupendos en tu infancia. Saca del baúl de los recuerdos esos juegos que a ti te hicieron tan feliz y enséñaselos a tu hijo. En muchas jugueterías venden de nuevo esos juegos.

–       Libros. ¿Guardas todavía los cuentos de tu infancia? ¿O los libros y cuadernos de texto? Enseñarle a tu hijo los cuentos y libros de tu infancia y adolescencia os hará compartir ratos muy intensos.

 

¿Actividades que sirven solo para practicar español?

 

Cualquiera de estas actividades sirve para que podáis practicar español y reforzarlo, ampliando el vocabulario, las expresiones, …

Pero más allá de los beneficios para fortalecer la lengua de herencia, son actividades maravillosas para fortalecer el vínculo afectivo. Te permiten compartir anécdotas personales y recuerdos de tu infancia y adolescencia, historias de familia…

Todo ello le proporciona a tu hijo bienestar emocional, al tener consciencia de identidad, de continuidad y de seguridad.

Además, al conocer otras vivencias, le ofrece una visión diferente de la vida, ideas distintas, que le hará tener una mente más abierta y tolerante.

Así pues, todo son ventajas. ¡¡Qué ganas de que lleguen las vacaciones!!

¿Te ha ayudado este artículo?  ¿Ya has aprovechado los veranos para reforzar la lengua de herencia?

Me encantaría saber cómo lo haces tú con tus hijos. Déjame tu comentario en la publicación de IG https://www.instagram.com/p/CRYpoUnHilU/ donde además hablo de mis clases de español online lengua de herencia. https://destinoele.com/clases-para-mantener-el-espanol-como-lengua-de-herencia/

 

 

 



Abrir chat
¿Hablamos?
¡Hola!
Soy Arantza.
Si tienes alguna duda o necesitas más información,
puedes escribirme.