Claves y actividades para fomentar la lectura en tus hijos

En el aula se enseña a leer, pero es en casa donde se fomenta el hábito de la lectura: «Los niños se hacen lectores en el regazo de sus padres» tal y como afirma la escritora norteamericana de libros infantiles Emile Buchwald.

Sabemos que, como padres, convertir a los niños en lectores es difícil ya que leer es una actividad compleja que requiere concentración y comprensión. Para ellos supone un esfuerzo muy grande: aprender letras, sílabas, palabras… y sobre todo ¡comprender lo que están leyendo!

Por esta razón, los padres debemos encontrar la motivación necesaria (que en cada niño es distinta) y conseguir que descubran la diversión y el placer en la lectura y que disfruten de ella como si fuera el juego más divertido del mundo.

Pero, ¿cómo conseguimos motivarles? ¿Por qué nos cuesta tanto a los padres fomentar el gusto por la lectura en los niños? Si además queremos que la lectura sea una herramienta más de la enseñanza de una segunda lengua, parece una tarea todavía más difícil. En el último artículo que compartí con vosotros os daba algunas ideas para integrar la lectura en la enseñanza de un idioma dándole mil vidas a un libro.

En este artículo, te doy algunas claves y propongo varias actividades muy divertidas para que realices con tus hijos. Si las pones en práctica, seguro que conseguirás tener en casa lectores empedernidos. ¡A por ello!

Claves para fomentar la lectura desde la infancia

 

1ª.- Ten constancia: Ya sé que el dicho es que “La paciencia es la madre de todas las ciencias” … pero yo diría en este caso que “La constancia es la madre de la ciencia. Es fundamental leer con tu hijo de forma habitual, encontrar cada día, todos los días, ese ratito en el que el niño está receptivo (evitar los momentos en los que está cansado, tiene hambre o está disgustado…) Empezar con 20 minutos al día es suficiente, ya habrá tiempo de ir aumentando o ¡de que te pida más!

Cada padre conoce los ritmos de sus hijos, tendrás que adaptarte a ellos y aprovechar los momentos en los que esté más dispuesto para que no lo interprete como “deberes” ni una obligación y sí como un ratito especial que pasar juntos haciendo algo divertido.

 

2ª.- Dale libertad: Respeta su ritmo. No desesperes si lee lento o se equivoca, lo mejor que puedes hacer es animarle por cada esfuerzo y por cada avance.  Y respeta sus gustos. Cada niño tiene sus intereses: piratas, aventuras, princesas, animales, inventos, naturaleza… deja que elija los temas sobre los que quiere leer (por supuesto, siempre adecuados a su edad).

 

3ª.- Dale ejemplo: si tú lees, ellos leen.  Que tus hijos te vean leer en casa, libros, periódicos, revistas, en papel, en pantalla… es el mejor modelo que les puedes ofrecer.

Distintos estudios demuestran la gran influencia que ejerce el entono y en concreto la familia, en la adquisición del hábito lector.

4ª.- Utiliza diferentes formatos: en la variedad está el gusto y la lectura está presente en mil formatos: cómics, pictogramas, audiolibros, e-books, cuentacuentos… ofrécele a tu hijo diferentes formatos, y que él decida cuáles se adaptan mejor a sus gustos y necesidades.

 

Y jamás utilices la lectura como castigo. Que se queden un rato leyendo en un rincón en silencio como castigo es perjudicial. Los niños asociarán la lectura con una penitencia. ¡¡Y nada más lejos de la realidad!!

 

Actividades divertidas para fomentar la lectura en los niños

 

Te ofrezco ahora distintas actividades para fomentar el interés de la lectura entre los más pequeños. Seguro que si las pones en práctica junto con las claves anteriores, tus hijos disfrutarán con los libros y te pedirán leer un libro detrás de otro.

1ª.- Hacer un rincón de lectura: ¿Quién no ha soñado con tener un rincón privado donde aislarse del mundo? ¡Haz que ese rincón, su rincón, esté rodeado de libros!

Es muy importante que los niños tengan los libros a su alcance, a la altura de sus manitas siempre que tengan ganas de leer o de ojear un cuento. No hace falta mucho espacio para montar un rinconcito donde colocar cuentos, lápices, papel para pintar o escribir… lo importante es que el niño lo organice y decore como él quiera para que pueda dejar volar la imaginación. También se acostumbrará así a cuidar los libros con cariño, ya que será un espacio propio, con sus pertenencias y lo cuidará como tal.

 

2ª.- Ir a la biblioteca: El mejor lugar para despertar el amor por los libros es una biblioteca. Organiza la visita a la biblioteca para pasar el tiempo que haga falta deambulando por los pasillos. Tu hijo podrá tocar los libros, descubrir nuevas lecturas, también podrá sentarse a leer y conocer otros niños a los que les gusta leer y compartir tiempo con ellos. Llevarse los libros en préstamo les hace sentirse responsables de un bien y cuidar los libros.

En casi todas las las bibliotecas se organizan talleres literarios, clubs de lectura, cuentacuentos y otras actividades lúdicas adaptadas a cada edad que despertarán más todavía su interés por los libros.

 

3ª.- Jugar a detectives: Es un juego maravilloso para desarrollar su atención. Consiste en buscar “pistas secretas” dentro del libro: las pistas pueden ser colores, o palabras que empiecen con “A”, o por “H”, palabras en femenino, en plural, sinónimos… Puedes adaptar la dificultad de las pistas a la edad del niño. También puedes establecer un límite de tiempo o de palabras y pensar una recompensa al conseguirlo: su postre favorito, un día en algún lugar que le guste, o ¡un cuento nuevo!

 

 

4ª.- Que se perciban a ellos mismos como lectores: Son niños, pero les encanta sentirse mayores y hay algunas actividades que les hacen sentirse verdaderos lectores, como escribirle una carta al autor. Si no saben escribir todavía, échale una mano y que él haga un dibujo al final de la carta. Pueden contarle lo que más les ha gustado del cuento, su personaje favorito, o si han escrito un final diferente… ¿Quién sabe? ¡Quizás reciban respuesta!

También pueden ser ellos los que te lean cuantos a ti: entonando, cambiando de voces, haciendo gestos…. Y luego, por supuesto, que sea tu hijo el que te pregunte para saber si has entendido el cuento. ¡Prepárate si no has estado atento!

 

Cualquier actividad, cualquier momento es bueno para que tu hijo descubra las maravillas, la magia y la fantasía que esconden los libros.

Si tu hijo hace ese descubrimiento de tu mano, será una fuente de recuerdos extraordinarios para ambos.

 

¿Te han gustado estas actividades para realizar con tus hijos? ¿Qué haces tú para fomentar el interés por la lectura a tus hijos? Comparte tus comentarios con nosotros e inspira a otros padres.  https://www.instagram.com/p/CNcNJPnHWwv/



Abrir chat
¿Hablamos?
¡Hola!
Soy Arantza.
Si tienes alguna duda o necesitas más información,
puedes escribirme.